La Universidad Antonio Ruiz de Montoya inauguró el año académico 2018 con una Eucarística presidida por Su Excelencia Mons. Nicola Girasoli, Nuncio Apostólico de Su Santidad, y concelebrada por el P. Provincial Juan Carlos Morante SJ, el P. Ernesto Cavassa SJ, Rector de la Universidad, Mons. Luis Bambarén SJ y otros jesuitas que ejercen la docencia en esta casa de estudios. Luego de la Misa, el P. Provincial estuvo encargado de dar la lección inaugural que tituló “450 años de servicio jesuita en el Perú”, con motivo del 450 aniversario de la llegada de los jesuitas al país. Compartimos con ustedes la transcripción de su discurso:

“Excelentísimo Monseñor Nicola Girasoli, Nuncio Apostólico de Su Santidad en el Perú, querido padre Ernesto Cavassa, Rector de la Universidad Antonio Ruiz de Montoya, dignas autoridades, estimados docentes y administrativos, queridos estudiantes, amigas y amigos todos. Agradezco sinceramente la invitación que me hizo el P. Cavassa para dar esta lección inaugural en este año en que celebramos los 450 años de la llegada de los jesuitas al Perú, los 50 años de la creación de la Provincia del Perú y los 15 años de fundación de la Universidad Ruiz de Montoya. Agradezco igualmente a Monseñor Girasoli por haber aceptado presidir la eucaristía de inauguración del año académico y por acompañarnos en este acto. Saben bien que siento un especial cariño por esta universidad en la que he colaborado durante varios años y en la que me siento siempre como en mi casa. Muchas gracias a todos ustedes que con su esfuerzo y dedicación hacen posible que este proyecto de educación universitaria en nuestro país siga creciendo y fortaleciéndose en su misión.

Por una infeliz coincidencia del destino, nos toca realizar este acto de inauguración en una hora aciaga de nuestra historia política actual. No nos dejemos abatir por el funesto comportamiento de la clase política ni por la grave inestabilidad a la que nos ha conducido. Al contrario, mantengamos firme nuestra voluntad y nuestro compromiso por seguir trabajando y aportando, desde el lugar en que nos encontremos, a la construcción de un país más justo, más unido y más pacificado.

He querido compartir con ustedes estas reflexiones sobre la misión de la Compañía de Jesús en el Perú desde la perspectiva de servicio a la Iglesia, porque considero que este servicio eclesial está en el núcleo del carisma fundacional y de la misión propia de la Compañía. Espero poder ayudar a profundizar en esta perspectiva que debe estar igualmente presente en la misión y en el quehacer de esta Universidad…

(Descargar el discurso completo en PDF)