Le correspondió el tercer Superior General de los jesuitas, Francisco de Borja, emprender la labor de enviar jesuitas al Perú. En su imaginario, como en el del resto de sus compañeros, existía la firme convicción de que se trataba de una evangelización análoga a la que había inaugurado la era cristiana poco después del envío de Jesús. El proyecto ignaciano, se iba haciendo una realidad cada vez más universal y concreta, efectuando aquello que se buscaba despertar en el Principio y Fundamento de los Ejercicios espirituales: una acción en pos de la salvación de las ánimas (la propia y las ajenas).

Algunos años antes, aun estando San Ignacio con vida, se había aprobado que dos operarios –el término lo acuña San Ignacio en sus Constituciones- fuesen enviados, desde Sevilla al Perú. Para esos momentos, el cupo de religiosos estaba completo al momento de la partida del Virrey Marqués de Cañete, por lo que los Padres Gaspar de Acevedo y Marco Antonio Fontova debieron quedarse en el puerto y sin poder partir. Tiempo después se presentó una nueva ocasión con la partida del Conde de Nieva. Esta expedición también se frustró. Desde un inicio el Superior General había destinado al Perú personal calificado; así, en esta expedición frustrada había señalado para partir al Dr. Rodríguez, rector del colegio de Valladolid, y al P. Ruiz del Portillo, Rector de la Casa de Probación de Simancas. Éste último terminaría por cumplir la empresa al año siguiente, llegando a ser el primer Superior Provincial del Perú.

Posteriormente, y esta vez bajo el generalato de Francisco de Borja y ante el insistente pedido del Rey Felipe II, se decidió enviar dos sujetos de cada una de las Provincias de España: Jerónimo Ruiz del Portillo, Luis López, Antonio Alvarez, Diego de Bracamonte y Miguel de Fuentes y los hermanos García, Pedro Lobet y Luis de Medina. El barco que conducía a los primeros jesuitas enviados al territorio peruano desplegó sus velas hacia las Indias el 2 de noviembre de 1567. Llegaron a Panamá en Enero de 1568, y al Callao el 28 de marzo de 1568. “Eran en todo seis, pues el P. Alvarez quedó enfermo en Panamá y el H. Medina para asistirle, viniendo a reemplazar a éste un carpintero portugués llamado Alonso Pérez, que pidió ser admitido en la Compañía y sirvió en ella loablemente por mucho tiempo”, dice Vargas Ugarte rememorando este primer grupo de jesuitas indianos (Rubén Vargas Ugarte. Los jesuitas del Perú, 1568-1767. Lima, 1941).  El 8 de noviembre de 1569 , llegaron veinte jesuitas mas de las Provincias de Castilla, Andalucía y Toledo.

En la década de1570 los jesuitas aceptaron trabajar de manera experimental en la doctrina de Huarochirí, de igual manera abrieron “residencias” en Cusco y Arequipa. Poco  poco irían extendiendo su labor misionera hacia el sur y hacia el norte del país, teniendo en el Colegio Máximas de San Pablo, su centro de operaciones.

Catálogo Jesuita del Fondo Antiguo s. XVII al XIX, disponible en la Biblioteca Nacional del Perú

Como parte de nuestro patrimonio documental el Colegio La Inmaculada custodió un importante grupo documental de gran valor histórico, compuesto de 77 volumenes entre manuscritos e impresos s. XVII a XIX. Por medio de una donación realizada por el Archivo Histórico Jesuita, esta colección ha pasado a formar parte del Fondo Antiguo de la Biblioteca Nacional del Perú.

Metafísica y Teología son los temas que prioritariamente constituye este fondo, así como Sermones y Discursos (como los Comentarios a la Primera Parte de la Suma Teológica de Santo Tomás, el Misterio de la encarnación), así como textos propios de la tradición jesuita como las Cartas de los prepósitos generales a los Padres y hermanos jesuitas.

Compartimos los enlaces en los que se encuentra esta importante colección de manuscritos e impresos de la antigua Biblioteca del Colegio San Pablo donde se puede apreciar los sellos de su propiedad original, del Collegium Limense SJ (San Pablo de Lima) de la antigua Biblioteca de la Compañía de Jesús y los que fueron colocados luego, cuando el Estado tomó en propiedad lo que la Compañía perdió por la expulsión de los territorios de la antigua jurisdicción del Reino de España: tanto de la “Biblioteca y Archivo Nacional del Perú” y de la “Biblioteca Pública de Lima”. Estos textos pues, siendo de la propiedad de la vieja Compañía, constituyen parte del patrimonio histórico del Perú y en ese sentido, la actual Provincia jesuita los ha donado a la Biblioteca Nacional con el fin de que puedan llegar a un público más amplio de investigadores, habiéndose realizado previamente un minucioso y profesional trabajo de digitalización.

Puedes realizar la búsqueda haciendo clic en estos enlaces: Libros Manuscritos  –  Libros Impresos

Reglamento

Presentar tarjeta de investigador

Está prohibido escanear, filmar o fotografiar la documentación sin autorización

Las sugerencias relacionadas al servicio brindado deben ser presentadas a la Dirección

Solo se accede a la sala con papel, lápiz y computadora personal

Depositar en el guarda-ropa las prendas de abrigo, bolsos, carteras, libros de su propiedad, etc

Desconectar el timbre del teléfono móvil

Utilizar solo lápiz

No alterar el orden preestablecido en los documentos, ni hacer anotaciones

Completar el formato correspondiente para la solicitud de reproducciones